Estafeta estellesa

Bitácora de la biblioteca de Estella

Guernica: bombas sobre lienzo

Posted by bibliotecaestella en 1 mayo 2012

“El sábado 1 de mayo de 1937, sólo cinco días después del bombardeo de Guernica, tuvo lugar en París una de las más grandes manifestaciones de toda su historia: más de un millón de personas cubrieron a pie el histórico recorrido que va de la plaza de la República a la Bastilla. Entre las consignas más repetidas de los manifestantes figuraban la condena del atroz bombardeo y la petición de ayuda a las víctimas. Aquella misma tarde, Picasso, profundamente impresionado e irritado, renunció a su costumbre de pasar los fines de semana con Marie-Thérèse y su pequeña hija Maya en la casa que tenía en el campo y cogió un lápiz y un pequeño bloc de papel azul y trazó un escueto boceto de un toro, un caballo y una mujer. Era el principio del Guernica”.

Así narra Herschel Chipp en su libro ‘El Guernica de Picasso’ el inicio del proceso de creación de la pintura más conocida del pintor malagueño. Obra que enseguida se convirtió en un icono cultural contra las guerras y que a sus 75 años de edad sigue admirando a quienes tienen la suerte de contemplarlo en toda su extensión, que dicho sea de paso es considerable, con cerca de ocho metros de ancho por tres y medio de alto.

Tras algo más de un mes de trabajo, decenas de bocetos y cambios radicales en la composición, posiciones de los personajes y elementos del trazado general, Picasso terminará este mural el 4 de junio de 1937. Será en julio de ese mismo año, más concretamente el día 12, cuando se muestre al público con motivo de la inauguración del Pabellón Español de la Exposición Universal que se celebró en París. Aunque Picasso donó la obra a la República Española, ésta tuvo a bien pagarle por ella 200.000 francos, un precio que si bien en la época era mucho más que simbólico suponía legalmente la adquisición del ‘Guernica’ por parte de la República.

Desde su exhibición en la muestra parisina, el cuadro ha visitado innumerables museos de ciudades como París, Oslo, Estocolmo, Copenhague, Londres, Liverpool, Manchester, San Francisco, Chicago, Boston, St. Louis, Cincinnati, Nueva Orleans, Milán, Sao Paulo, Hamburgo, Colonia, Bruselas, Ámsterdam… A muchas de estas ciudades viajaba desde Nueva York, ya que en 1939 -y por expreso deseo del pintor- fue confiado en depósito al Museo de Arte Moderno (MOMA) de esta gran urbe norteamericana, en espera de que se restablecieran las libertades públicas en España. Finalmente, en septiembre de 1981 será trasladado hasta el Museo del Prado y de allí al Museo Nacional Reina Sofía, donde se puede contemplar desde septiembre de 1992.

Como puede imaginarse, y dada la magnitud tanto de la obra como del artista, quienes quieran acercarse a la figura de Pablo Ruiz Picasso o conocer más de este gran óleo o del bombardeo que sufrió el municipio vizcaíno el 26 de abril de 1937, tienen en la Biblioteca Pública de Estella un importante fondo bibliográfico a su disposición. Así, por ejemplo, existen dos libros en los que se explica tanto las características artísticas de la obra como todo aquello que la rodeó, incluyendo una reproducción a escala real 1/1 del mural en 532 páginas, en una edición editada por el Ministerio de Cultura en 1993. Además, en la Sala Infantil se encuentran disponibles dos publicaciones sobre la obra, una de ellas en euskera: ‘Eta Guernica margotu du Picassok’, de Alain Serres.

El material bibliográfico referido no únicamente al ‘Guernica’ sino a Picasso en general, es mucho más amplio, con un total de 14 obras entre análisis pictóricos, biografías y publicaciones infantiles, inclyuendo una pequeña obra de teatro que escribió el mismo artista malagueño: ‘Las cuatro niñitas: obra en seis actos’.

A sus 75 años de vida, el lienzo, una de las creaciones cumbres del cubismo, aún es tremendamente joven. Y no solamente por sus características pictóricas, también porque los motivos que refleja, por desgracia, siguen presentes hoy en la humanidad. Como dijera el escritor Max Aub, interlocutor del Gobierno Republicano con el pintor durante aquellos años, “si algún defecto tiene la pintura de Picasso es, precisamente, que es demasiado real, demasiado terriblemente verdadera, atrozmente verdadera”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: